Back-End

Scala es un lenguaje de programación multi-paradigma que tiene características de lenguajes orientados a objetos y funcionales.

Python es un lenguaje de scripting independiente de plataforma y orientado a objetos, con el se pueden realizar desde aplicaciones Windows a servidores de red o páginas web. Es un lenguaje interpretado, esto es, no se necesita compilar el código para poder ejecutarlo, lo que ofrece ventajas como la rapidez de desarrollo.